curriculum-vitae

Los errores más comunes al hacer un currículum

Nuestro país, o mejor dicho nuestra economía, obliga a los jóvenes a insertarse al campo laboral a muy temprana edad, aunque también hay quienes deciden buscar el primer empleo una vez terminada la universidad. En ambos casos, es muy normal que las primeras experiencias laborales se logren por vía de algún amigo o familiar y sean en empresas no muy grandes.

Mientras se trabaja bajo la dinámica de las referencias no hay necesidad de elaborar un currículum, y de hacerlo, no es nada relevante. El problema es cuando se busca empleo en un sitio más formal, y el currículum sigue siendo el mismo que se usó para el primer empleo.

Los errores más comunes entre los jóvenes, y algunos no tan jóvenes, son los siguientes:
-Usar diseños extravagantes

Plantillas muy llamativas, la inclusión innecesaria de la frase “currículum vitae”, dibujos al fondo de la página, caricaturas, cursiva, subrayado…

Lo importante es la información que se está dando así que en este como en muchos otros casos: menos es más. Se recomienda el uso de plantillas sobrias que muestren que se es profesional y usar fuentes (letras) que sean de fácil lectura. El color también ayuda.

-No filtrar

No es necesario poner el lugar donde se cursaron los estudios primarios o secundarios, a menos que estos incluyeran alguna enseñanza extra como pasa con los politécnicos.

No importa cuantos trabajos se han tenido, los únicos que se deben incluir son los que han aportado cosas que sean útiles para el puesto que se está solicitando.

Lo mismo pasa con la capacitación. Es recomendable agregar solo lo que el puesto requiera, ya cuando se esté en el trabajo se podrá ir mostrando los demás conocimientos con miras a lograr ascenso o cualquier otra cosa que se quiera y hacerlo de ese modo evita la sobrecalificación.

No se debe incluir cosas que no se quieran hacer.

-Alterar

Inventar trabajos, poner que se han hecho tales o cuales cursos, que se domina cierto nivel de inglés o informática, etc. son las alteraciones más comunes y son también las que menos duran. -¿Qué se hace a la hora de demostrar lo que se dijo en el currículum? – Nada

Lo mejor es esperar a una oportunidad que venga bien a las capacidades que se tengan.

-Subestimar

Una cosa es mentir en el currículum y otra muy diferente es confiar en que tan bueno se es. Entonces, es bueno poner que se tiene facilidad para el aprendizaje, si es que en verdad se tiene, de no tenerla hay que trabajarla.
-Referencias inventadas

Las mentiras no son buenas. Las mentiras siempre se descubren. Si no se cuenta con referencias personales o laborales lo mejor es no poner ninguna.
-Correos poco profesionales

No es cuestión de prejuzgar pero, el correo es sumamente importante. Para muestra:

Lo recomendable es usar correos fáciles de recordar o deducir. Usar el nombre completo y en caso de que no esté disponible agregar puntos, números y demás. Y tener más de uno.

-Faltas ortográficas

Puede que el diseño esté profesional, tenga solo lo necesario, que todo sea verdad, que se tengan buenas referencias, buen correo y todo lo que se quiera pero, todo pierde relevancia si se tienen faltas ortográficas.

-Foto poco apropiada

Muchos recomiendan que no se incluya foto a menos que sea requerida por la empresa. De agregar foto, la misma debe ser lo más profesional posible. Con ropa formal, rostro, maquillaje, cabello y gestos que vayan acordes con la impresión que se quiere dar.

-Objetivos cliché

Mi objetivo es […] contribuir en el desarrollo de su empresa […] trabajar […]superar las expectativas […] crecer como ser humano […] Muchas letras y poco contenido.

Esta parte debe hacer que quien esté viendo la información quiera llamar y tener una entrevista con el solicitante.

Para que sea exitosa es recomendable que sea personalizada, es decir, que se edite para cada empresa donde se solicite trabajo, pero, en caso de que se esté trabajando con páginas como Aldaba y otras dedicadas a la búsqueda de empleo, que sea lo más real posible o que simplemente no se incluya.

-Desconocimiento

A la hora de solicitar trabajo a una empresa es bueno saber qué empresa es. A qué se dedica y demás. Tener esta información ayudará a la hora de editar el currículum y a la hora de la entrevista será un punto a favor del solicitante.

En conclusión: un currículum es nuestra carta de presentación ante nuestro futuro jefe. Es esa temida primera impresión. Es tan importante como llevar ropa limpia y planchada en la primera entrevista.

¡Hazlo bien!

Escrito por: Yoranmi Santiago
Sitio web: http://yoranmisantiago.blogspot.com/
Acerca del autor (a): “Estudiante de Comunicación Social y Locución, aficionada de RRHH, Blogger.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *