7 errores que debes de evitar al buscar empleo

A la hora de buscar empleo debemos tener en cuenta varias cosas, no se trata de llegar y comenzar a inscribirnos a ofertas de trabajo sin más, de hecho es más que probable que aquellos que enseguida comienzan a postular en ofertas de empleo estén cometiendo muchos errores.

Por eso traigo una recopilación de errores a evitar si se quiere buscar trabajo de forma adecuada.

Error nº1: No tener claro lo que quieres.

Puede parecerte una tontería, pero muchas personas van diciendo continuamente que buscan trabajo “de lo que sea”, que “solo quieren un trabajo”, etc. No solo no transmiten credibilidad, sino que provocan una huida de seleccionadores, reclutadores e incluso conocidos y amigos. Y es que, si hay algo que valoren los reclutadores es la motivación por el puesto de trabajo ofertado. Con la escasa oferta y la amplia demanda debemos mostrarnos con ganas y motivados por la oferta a la que postulamos y por lo tanto no debemos postular a todo lo que se mueva.

Error nº2: No establecer un plan con sus objetivos al buscar trabajo.

No es lo mismo 8 que 80, y por lo tanto tampoco es lo mismo enviar auto-candidaturas según nos apetece que tener establecido un mínimo al día,

semana o mes. Esto es muy sencillo, pues se trata de tener un control sobre lo que estamos haciendo para poder valorar los resultados pasado un tiempo. Es por eso que debemos planificar las tareas que haremos durante nuestra búsqueda de empleo.

Error nº3: No hacer caso a las Redes Sociales, especialmente a LinkedIn.

Aunque las Redes Sociales son eficaces para buscar trabajo a largo plazo, puesto que realmente nunca debemos de dejar de buscar trabajo es importante invertir en ellas. Pocas personas son conscientes de que la vida media de las empresas es de 10 años, lo que implica que nos veremos obligados a cambiar de empleo en más de una ocasión a lo largo de nuestra vida laboral, por eso es imprescindible invertir tiempo en las Redes Sociales, especialmente LinkedIn para que podamos contar con ellas cuando las necesitemos en el futuro.

Error nº4: Usar la misma Hoja de Vida para todo.

No solo se crea la hoja de vida en un clic volcando nuestros datos de LinkedIn u otro perfil en internet, sino que no se hace un mínimo esfuerzo por adaptarla a la oferta de trabajo a la que se postula. El seleccionador dedica entre 6 y 10 segundos a revisar cada Hoja de Vida, por lo que es importantísimo que coincida lo que busca con lo que le mostramos en la misma y para eso se debe adaptar a cada oferta el contenido de nuestra Hoja de Vida.

Error nº5: No cuidar el envío de la Hoja de Vida.

Direcciones de email inadecuadas, envíos masivos a cientos de reclutadores a la vez, poner una prioridad alta al envío del email, enviar una versión del documento de la Hoja de Vida que no es en PDF, enviar el email los peores días de la semana y a horas poco adecuadas, etc. Todos estos pequeños detalles pueden terminar por convertir a tu email en un email fraudulento y que sea enviado a la bandeja de SPAM al considerarse correo basura. Cuando esto pasa las probabilidades de que el reclutador lea tu email y visualice tu CV se reducen drásticamente acercándose a cero.

Error nº 6: No prepararse la entrevista de trabajo.

Cuantos candidatos llegan a la entrevista y no saben responder a la pregunta que casi obligatoriamente todo reclutador realiza: ¿Qué conoces de la empresa? Preparar una entrevista no solo implica leer la Hoja de Vida, repasar la oferta de trabajo a ver qué piden y pensar en qué ropa me voy a poner para impresionar al entrevistador. Va mucho más allá, se requiere una planificación estratégica de las respuestas que deseo dar para no dejarme nada u olvidar algún dato importante. También implica el hacer una práctica o simulación de entrevista obligándome a responder como si tuviera delante al entrevistador. Y por supuesto, saber todo lo que sea posible sobre la empresa a la que postulamos, algo tan sencillo como buscar en internet pero que parece que muchos olvidan.

Error nº7: No darle feedback al reclutador.

Puede ser durante la entrevista al no hacerle ninguna pregunta o al terminar esta y no enviarle un email o carta agradeciendo el tiempo invertido en conocerte. También cuando recibimos un “NO” como respuesta, ya que precisamente porque pocos reclutadores responden deberíamos agradecer su respuesta. También es verdad que quizá hemos quedado los segundos y si demostramos que aceptamos el NO y que somos capaces de dar una respuesta de forma agradable nos pueden considerar para futuros puestos o vacantes. Al fin y al cabo haber llegado al final es síntoma de que les hemos gustado para el puesto.

 Ahora que ya conoces estos errores puedes evitarlos para que no te impidan alcanzar tu objetivo: ¡conseguir el trabajo que deseas!

 

¿Te ha gustado este post? Compártelo!

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *