10 pasos para superar conflictos laborales

En el trabajo es donde pasamos gran parte de nuestro tiempo, por lo que a veces se presentan disputas laborales importantes que consiguen afectarnos siendo muy difícil ver la diferencia de este, con nuestra vida personal. Sin embargo, debemos saber que cualquier entorno profesional supone retos interpersonales que ponen a prueba tu carácter y tu capacidad de resolver. 

En algunos casos, la confrontación puede ser con el jefe, los compañeros o subalternos; lo que no podemos olvidar es que son grupos humanos que refieren diversas personalidades y visiones ante un mismo problema, los cuales se pueden  presentar por  razones como: malos entendidos, fricción entre empleados, situaciones personales, falta de cumplimiento de procesos, falta de compresión, entre otros.

La verdad es que sin que sea relevante el origen del problema, es necesario resolver la situación para cumplir los objetivos de trabajo. Para superar estos conflictos de manera efectiva, se necesita de estrategia y herramientas, aquí te compartimos algunas:

  1. Conservar la calma. Toma un momento para respirar, tranquilizarte y ordenar tus ideas. Si caes en situaciones de estrés y agresión, estarás perdiendo de antemano la razón. Esto te permitirá argumentar con asertividad y mantener la cordialidad en todo el proceso.
  2. Definir objetivos. Si no estás seguro acerca de tus puntos de defensa, es mejor que no te compliques. Primero debes tener claro si vale la pena y si tus puntos son lo suficientemente fuertes para la negociación.
  3. En ocasiones si quieres alcanzar un acuerdo deberás aplicar el ganar-ganar.
  4. Escucha. Al prestar atención y una actitud abierta, podrás comprender la idea del otro. Incluso cuando creas saber lo que piensa, toma el tiempo de escucharlo.
  5. No lo tomes personal.Atacar o cuestionar mediante ofensas jamás te permitirá que se adhieran a tu causa. En el trabajo tenemos roles, no es algo que deba tomarse más allá de eso.
  6. Sin resentimientos. Si no pudiste negociar, debes aprender a vivir con la diferencia y seguir cumpliendo el rol que te corresponde. ¡Con madurez!
  7. Se oportuno. No comiences la resolución del conflicto mucho tiempo después, si debes tomar acciones que sean inmediatas, pero no está bien sacarlo cuando se discute otro punto.
  8. Involucra solo a las personas que sean necesarias. No crees chismes de pasillo, te afectarán más a ti que a la parte con la que tienes el conflicto.
  9. Presenta soluciones. No solo hables de lo que pasó o está pasando, pon sobre la mesa la resolución a la situación según tu punto de vista. Esto genera credibilidad, además que no se ve como algo intangible o de poco valor, al contrario, destaca tu profesionalismo.
  10. Recuerde los objetivos comunes entre las partes involucradas y llegue a acuerdos que queden por escrito. Esto evitará nuevos conflictos o interpretaciones erradas. Hazle seguimiento a la situación si es necesario.

La clave de superar conflictos laborales está en  tener clara la línea de lo personal y profesional, pero sobre todo tener auto-control.